Bienvenidos:

Ya estamos en la recta final del Seminario en el que contaremos con una mesa redonda que incorpora un panel excepcional, más de quince (15) ponencias que presentarán lo último en tecnología aplicada al sector agroalimentario con beneficios directos para la sostenibilidad, mesas de trabajo colaborativas en las que se abordará la puesta en marcha de proyectos, y un buen número de empresas asistentes para un networking constructivo. La inscripción sigue abierta y os animamos a participar en el evento.

A lo largo de este proyecto en el que hemos realizado en torno a doscientas (200) entrevistas a empresas del entorno competitivo de la cadena de valor agroalimentaria, ha surgido de manera recurrente la dificultad que supone para las empresas incorporar las actuaciones que realizan en sostenibilidad, a la propuesta de valor de sus productos. Muy a menudo hemos oído: “Hacemos muchas cosas, pero no se conocen”. Un estudio del especialista en marketing Nielsen[i] indica que las marcas de consumo que demuestran compromiso con la sostenibilidad superan a las que no en atracción de talento, inversores, valoración por parte de sus comunidades y sobre todo frente a los consumidores. Así mismo, el 66% de los consumidores declaran que están dispuestos a pagar más por las marcas sostenibles, y esta tendencia es creciente.

En 1972, Al Ries y Jack Trout[ii] introdujeron el concepto del posicionamiento como una cuestión clave en el planteamiento estratégico del marketing. La publicidad, durante muchos años, ha consistido en colocar etiquetas (slogans) sobre productos que los cargan de significado para diferenciarse y distinguirse[iii]. El enorme coste y la limitación física que proporcionaban los medios publicitarios (anuncios en prensa, publicidad estática y televisión) fueron factores que facilitaron el desarrollo de la táctica del slogan. Informar sobre las características de los productos y lo que la compañía hacía y representaba quedó limitado por frases como: “Cola Cao, el desayuno de los campeones”, que no dejó de ser una estrategia de éxito en aquel contexto. Sin embargo, hoy los medios de comunicación digital nos proporcionan canales y formatos por los que es posible posicionarnos en los mercados realmente conforme a lo que hacemos y queremos decir que hacemos bien, que es en realidad de lo que se trata. Permiten, comunicar nuestra propuesta de valor de manera más amplia, precisa y sobretodo, como un proceso continuo de diálogo con el cliente en constante evolución. Un diálogo, más que una acción de comunicación.

La empresa conectada tiene la habilidad de sacar partido de todas sus acciones distribuyendo y facilitando información útil a todas las actividades y espacios de la empresa, desde los proveedores a los clientes y vuelta. Queremos que este Seminario sea un espacio de reflexión para ello y que proporcione ideas para abordar problemas de siempre con las herramientas de hoy para un futuro mejor para todos.

¡Os esperamos!

[i] NIELSEN (2015): ” The Sustainability Imperative, New Insights on Consumer Expectations”, October 2015, Nielsen An Uncommon Sense of Consumer

[ii] RIES Al, TROUT Jack (1972) “The Positioning Era Cometh” Advertising Age Crain Publications

Rafa Zaballa

HTE